Un paseo por Dalt Vila, el casco histórico de Ibiza.

La isla de Ibiza es conocida internacionalmente por sus playas de aguas turquesa y por ser una de las sedes mundiales de la música electrónica. Hasta allí viajan cada año varios millones de turistas venidos de cientos de países de todo el mundo para bañarse en cala Bassa o en cala Salada , asistir a eventos tan conocidos como ANTS o BIG by David Guetta, y bailar con la música de Dimitri Vegas & Like Mike, Martin Garrix y muchos otros grandes DJ en Ushuaïa Ibiza Beach Hotel.


Quien visita Ibiza sabe que las 24 horas del día valen oro. ¡Aprovechar el tiempo es casi obligatorio! Y es muy recomendable dedicar un par de horas a hacer una visita cultural por el casco histórico de Ibiza, una zona conocida como Dalt Vila, que significa ciudad alta en ibicenco, y que cuenta con más de 2.500 años de historia.


Si llegas a Ibiza en avión y tienes la suerte de volar de día, asómate a la ventana y disfruta de las vistas y el misterio que desprende Dalt Vila. Lo identificarás enseguida: es una especie de ciudad amurallada sobre un pequeño monte, con la catedral en lo alto de un acantilado y el puerto a sus pies. ¡Y todas sus casitas son blancas!



Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Como no podía ser de otra manera, el casco histórico de Ibiza fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999. Cada una de sus piedras, rincones y edificios atrapan a todo aquel que se atreve a pasear sin rumbo por sus pequeñas calles adoquinadas, identificando elementos de las diferentes civilizaciones que han pasado por la isla. Siempre cuesta arriba, y con vistas más que espectaculares a cada paso, la subida a Dalt Vila requiere vestir calzado cómodo y resistente, y una buena cámara de fotos para no dejar escapar ninguna instantánea.


Todos los caminos te llevarán a la catedral de Santa María de las Nieves. Entre casa y casa, encontrarás diversos paneles informativos con la historia y el significado de los elementos más importantes, como los baluartes que hace cientos de siglos sirvieron para defender a la ciudad de los ataques piratas y bárbaros. En Dalt Vila también está la sede del Ayuntamiento de Ibiza, el Museo Arqueológico con la historia de la isla, el mirador y varias iglesias, como la iglesia de Santo Domingo anexa al convento de las monjas de clausura. En este convento, el más antiguo de la isla, las monjas agustinas preparan dulces típicos ibicencos y su característica coca de pimientos. ¿Qué te parece pasear por el casco histórico de Ibiza y probar las pastas más tradicionales hechas por las religiosas de la isla? Con un poco de suerte, podrás oír sus cánticos celestiales.



Artesanía local y vistas espectaculares

En Dalt Vila también encontramos diversos restaurantes donde disfrutar de una cena bajo las estrellas en medio del Mediterráneo, además de tiendas de artesanía con productos locales hechos a mano, como vestidos de moda adlib y bisutería de primera calidad realizada por artesanos locales.


Pero lo más increíble de pasear por el casco histórico de Ibiza son las increíbles vistas que ofrece desde cada rincón, tanto a Formentera como al horizonte azul del mar. Fíjate hacia la derecha, bordeando la costa, y verás las dos impresionantes torres de Ushuaïa Ibiza Beach Hotel y Hard Rock Hotel Ibiza, en playa d’en Bossa.


Dalt Vila también acoge numerosos eventos cada año, como Ibiza Medieval el segundo fin de semana de mayo, durante el cual decenas de puestos de artesanía y gastronomía del medievo visten las cuestas del casco histórico de Ibiza, y el IMS Ibiza International Music Summit Dalt Vila, también antes del verano y que reúne a expertos del mundo de la música electrónica de calidad para hablar sobre su pasado, presente y futuro.


Las murallas de Dalt Vila fueron construidas en el siglo XVI. El rey Felipe II fue quien dio la orden, preocupado por garantizar la protección de la isla ante posibles ataques desde el mar, sobre todo por grupos otomanos y piratas. ¿Por qué era importante proteger la isla? Su riqueza y el valor de sus recursos eran muy conocidos en la época… Ahora cierra los ojos y empieza a caminar por el casco histórico de Ibiza. ¡El aire fresco y su olor a mar y aventura te atraparán!



Go Top